Spanish Arabic Dutch English French German Italian Japanese Russian


Consideraba el trabajo de maestro y enfermero como un servicio, sabía ponerse en el lugar de los más necesitados y buscaba soluciones con alegría y optimismo. En la profesión de maestro, educaba con paciencia y transmitía esperanza y ánimo, todo ello contribuyendo a hacer una sociedad más humana y solidaria.
Igual comportamiento demostraba en su vida familiar, donde nos animaba a vivir de forma divertida, fomentando valores para ” nuestro desarrollo personal”.
En ese momento, se ofreció la posibilidad de participar en el acto, a todo el que voluntariamente lo desease. Tomó la palabra el que tiene la suerte de poder dirigirse a todos ustedes, y expresé cómo el homenajeado supo unificar sabiduría y cultura con bondad. Yo de pequeño, al ser el único familiar que disponía de titulación académica, tenía asumido, por tenerle a él como ejemplo, que a más estudios y cultura, más generosidad y bondad se poseía, de modo que para estudiar era imprescindible ser bueno, si no había bondad, no te admitían en los centros educativos superiores, universidades…
Esta rotulación honra especialmente a todos los familiares de D. Pedro, pero también a todos los puebleños, a quienes los calificaba, en sus artículos publicados en las revistas de feria, de honrados, trabajadores, hospitalarios, apacibles y bondadosos, y también honra a la Corporación Municipal que lo ha aprobado, pues la grandeza de un pueblo se mide por el reconocimiento y recuerdo de los que han trabajado y le han servido con desprendimiento y desinterés, aquí tenemos un ejemplo de alguien que con nitidez sabía, que lo que nos llevamos cuando morimos no son bienes materiales, sino el amor y cariño de quienes han compartido la vida con nosotros, lo inmaterial.
Y para concluir, dirigido como he expresado al principio de este escrito, a los que no le conocieron, y deseen comprobar la altura humana, profesional, moral y ética de Don Pedro Medina Silva, y la alta consideración que se le dispensaba, sólo tienen que nombrarlo delante de alguien que le conoció. Se quedará admirado cómo le cambia el rostro y no dejará de emitir halagos. Esto lo saben muy bien sus hijos, nietos y biznietos cuando le preguntan algo tan habitual en estos pueblos: ¿Y tú de quién eres?
Lo único que lamenté es que muchos de los que le adoraban, no puedan haber compartido este acto tan emotivo con nosotros, eso sí, han gozado este reconocimiento con él desde Lo Más Alto.
El segundo que participó fue D. Francisco Jiménez Silva. Con la amenidad y simpatía que le caracteriza, nos habló, para no hacerse reiterativo, de la etapa de la vida del homenajeado en Sevilla, donde tuvo la suerte de ser vecino suyo, y relató cómo le escuchó en una parroquia un testimonio de vida matrimonial de lo más sencillo, bonito y cristiano que había oído en su vida, y de cómo estando ya muy enfermo, lo llevó en su coche a un servicio sanitario en la Carretera de Su Eminencia de Sevilla. Cuando salió le preguntó de si le habían pagado y D. Pedro le respondió: ¡Cómo le voy a cobrar, hombre! y señalando la vivienda muy humilde: ¿Tú has visto el aspecto que tiene? Nos recuerda los múltiples testimonios que hay también en el pueblo, de que iba a poner una inyección, y no sólo no la cobraba sino que el inyectable lo regalaba él al enfermo.
En su intervención nos indica cómo transmitía paz al que lo trataba y cómo esa misma sensación se la transmiten a él todos los Medina. Como colofón recita la fábula de Juan de Eugenio de Hartzenbusch.:
A un peral una piedra, tiró un muchacho,
y una pera exquisita le soltó el árbol.
Las almas nobles,por el mal que le hacen
vuelven favores.
Y finalizó expresando emocionado: ¡Eso es lo que hizo Pedro Medina Silva para alegría de toda su familia!
Por último intervino D. Antonio Rangel Gómez, destacando los valores de D. Pedro y su categoría humana, los clasificó en tres vertientes:
Primero: En la casa de los Medina . En una época en que había dos o tres televisiones en el pueblo, recuerda cómo los sábados, en las horas de la siesta, todos los niños y niñas del Gredal iban a ver la televisión a su casa y ponían las sillas de forma que todos cabían, y veían “Cesta y Puntos”, ” El Llanero Solitario” etc. “Era una casa acogedora que sistemáticamente ofrecía ese servicio a todos”.
Segundo: En la casa de Rangel. Nos narra cómo le parece estar viendo el alcohol ardiendo para desinfectar la jeringuilla, y cuántas fueron las veces que su padre y su madre le decían: “Menos mal que D. Pedro vive cerca y nunca nos cobra nada.”
Tercero: En la escuela. La salida de clase era a las cinco de la tarde, después había clases de permanencia, para los que no llevaban el ritmo de clase, o querían avanzar más. Unos y otros tenían que pagarlas, pero a Rangel nunca le pidió el dinero. Las actividades las tenía escritas, de su puño y letra, en medias cuartillas, según la dificultad que tenía cada alumno.
Concluye diciendo que viendo a su familia, lo ve a él, y que la persona, su humanidad, vida y obras, tienen más fuerza y verdad, que cualquier otra argumentación interesada.
Cerrado el turno de intervenciones, nuestro alcalde y su viuda Dña. Concha Alonso Borges, procedieron a descubrir la placa ante los aplausos emocionados del numeroso público asistente, ello, a pesar no haberse dado publicidad al acto, por deseo expreso de su viuda.
Por último compartimos el ágape, que tuvo lugar en el Círculo Recreativo “Pedro Medina Silva”. Esta entidad lleva el nombre de homenajeado, debido a que este fue su fundador y presidente desde su fundación hasta el 1968. En sus locales pudimos contemplar una exposición de fotos y otra de las colaboraciones, de nuestro insigne paisano en las revistas de Feria de nuestra localidad, junto a su biografía, publicada en las revistas de la Hermandad Sacramental de Nuestra Señora de las Huertas y Revista de Feria y Fiestas Patronales de la Puebla de los Infantes de los años 2004 y 2005.
Los asistentes al evento recibimos de su familia, una publicación con su biografía y algunas de las colaboraciones antes citadas, y tuvimos la gratificación de ver publicada la noticia, en El Correo de Andalucía el lunes día 17/03/14, en el periódico ABC el martes 18/03/14, y en el Diario de Sevilla el 19/03/14.
La biografía completa de D. Pedro Medina Silva y el vídeo del mencionado acto podéis encontrarlo en este blog.

Video

 

https://player.vimeo.com/video/156847803