Spanish Arabic Dutch English French German Italian Japanese Russian

- Señores Hermanos Mayores y Juntas de Gobierno de las Hermandades, capataces, costaleros y costaleras, hermanucos-cofrades, presidentes de asociaciones, colaboradores, coro, ONGs, familiares, amigos, conciudadanos y al pregonero de este año D. Antonio Carmona Romero y familia.

Nos encontramos en el pórtico de la Pasión, la primavera está a punto de estallar, con su olor a gloria, a pasión, a muerte, a penitencia, mezcla de azahar e incienso. Rememorar, celebrar y participar en el misterio de la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo, está llamando a las puertas de nuestro corazón, de nuestra fe, de nuestras más íntimas creencias. Poco queda para que nuestras calles y plazas se transformen en Jerusalén, que se inunden de escenas de nuestro Evangelio para mostrarlo a todo el mundo, y así mantener viva la llama que cada Vigilia Pascual nos anuncia la Resurrección de Jesús... en este Año Santo Extraordinario, año de la celebración del jubileo de la Misericordia, en el que quisiera hacer un llamamiento desde aquí, a todos los que tienen a personas mayores, padres, madres, abuelos, abuelas, tíos, tías, amistades… para que no olviden que esas personas -que están muchas veces impedidas para desplazarse de sus hogares- lo que esperan anhelantes, es la llegada de su hija, de su hijo, de su nieta o nieto, hermana, hermano, de un familiar, de un amigo…y esa visita es lo más importante que les ocurre a lo largo del día, de la semana, del mes, e incluso del año. Y esperan todo su tiempo, pensando, en silencio, ese momento para gozar de esa, a veces, tan breve compañía. Mostrémosle nuestro cariño más tierno en esa visita que es su mejor medicina, que es lo que le da más vida.

Emocionado y agradecido a los que confiaron en mi el año pasado, para pronunciar el Pregón en nuestro milenario pueblo, me presento de nuevo ante este atril, para presentar como pregonero de la Semana Santa, a un costalero y cofrade, que ve culminada su entrega a la Semana Santa con el privilegio más grande que un costalero puede aspirar: PREGONAR ante sus familiares, amigos, hermanos costaleros y cofrades en su Semana Santa.

Nuestro Pregonero: D. Antonio Carmona Romero, hijo de D. Antonio Carmona Anguita y Dña.: Juani Romero León, nació el 11 de mayo de 1981 en Sevilla, y ha vivido su infancia en Peñaflor junto a sus dos hermanos menores Jesús y Javier. Su infancia transcurre entre Peñaflor y La Puebla, entre juegos y sueños. Cursó la enseñanza obligatoria en el C.E.I.P. “Pedro Parias” de Peñaflor, estudió Bachillerato en Lora del Río, aunque fue en Almodóvar, en el internado de Torrealba, donde realizó los cinco años de F. P. que le proporcionaron el título de “Técnico de Administración y Gestión de Empresas”. En Huelva estuvo también realizando estudios de Ingeniería Técnica Agrícola en la especialidad de Hortofruticultura y Jardinería.

Fue en el año 2007 cuando decidió quedarse con su padre en el taller, que era lo que había hecho en vacaciones toda su vida.

En el 2008 se casó con Dña. Patricia Lisbona Tamayo, fijaron aquí en la Puebla su residencia y tienen dos hijas, Daniela y Sofía.

Tiene una vida cofrade que le ocupó desde su más tierna infancia, fruto de la siembra que, muy bien supo hacer su madre, pues con 4 ó 5 años lo hizo hermano de la Hermandad de Nuestra Señora de la Soledad y a la Hermandad de Nuestra Señora del las Huertas. Ha sido costalero desde los 16 años, sólo ha fallado un año que le regaló su mujer una estancia en Málaga para vivir su Semana Santa y dos años que no comulgó con los pasos “chicos” que impusieron que procesionara Nuestra Señora de la Veracruz en “la cajita”.

El resto de los años, una de sus grandes ilusiones y felicidad ha sido y es, lo que se vive los días, las noches y las tardes de antes de la estación de penitencia, el anhelo de todo el año, son los nervios previos a la salida, ver salir a Nuestra Señora de la Soledad delante de la cruz con el sudario, es su costal besando a su trabajadora, es una bambalina tocando suavemente unos varales,

Al hablar con sus amigos D. Juan Antonio Díaz Rodríguez y D. Francisco Osuna Alonso vaticinan que vas a hacer un Pregón con el corazón, y que tus contenidos y mensajes, nos llegarán directos al nuestro. Me comentan:

Cómo ha salido de costalero en los años más duros y siempre ha trabajado y pensado para mejorar el más mínimo fallo o deficiencia surgido.

Cómo ha realizado desinteresadamente innumerables trabajos – puerta de la Casa Hermandad de la Veracruz, soldadura de la estructura de Nuestra Señora de la Soledad (con su tío Curro), y un larguísimo etcétera.

Cómo ha ofrecido su casa para guardar los pasos y de allí salían para los ensayos.

Cómo –me comenta Juan Antonio- cada vez que se juntaban surgía el tema de los costaleros, las cofradías… y acababa mostrando su innata capacidad de implicar y comprometer a todos (sin que casi nos percatáramos) en la tan ilusionante y conmovedora empresa de la Semana Santa.

Cómo lleva siempre por bandera la Semana Santa de La Puebla, y cómo aporta incontables motivos para convencernos que, para sentir la Pasión de Cristo no hay otra Semana Santa como la de La Puebla.

Cómo su madre, que le acompaña siempre en temas cofrades y eclesiásticos, y sus hermanos, se miran… y saben ya lo que cada uno quiere y desea.

Después de escucharlos puedo concluir que así es nuestro pregonero: cercano y diáfano, fraterno y solidario, hermano atento y amigo incondicional, sensato y devoto por nuestra Semana Santa, a la que lleva por estandarte, y sus cofradías, educado y capaz, amante de tu tierra y tradiciones y con un fuerte compromiso cristiano que muestra con el amor que derrocha por el mundo cofrade. Antonio está siempre dispuesto a poner su tiempo, trabajo e ilusión de forma desinteresada, íntima y en silencio, sin protagonismo ni ruidos.

Me anuncia que su Pregón, estará centrado en vivencias cofrades y costaleras de los casi 20 años que ha estado debajo de un paso, de cómo le gustaría ver la Semana Santa, sus virtudes y sus carencias; todo visto por alguien que se ha criado en la religión gracias a una madre como Juani, siempre dispuesta, si aquí no hay cofradía, a ir a Sevilla para vivir momentos de Pasíón y a un padre como Antonio, que en muchos modos, siempre ha estado abierto a esas iniciativas y apoyándolas.

Sin más dilación, creo que esto es suficiente, ha llegado tu momento, tienes la suerte de contar con un auditorio selecto de familiares y amigos.

Y ahora, no tengas miedo, pregonero de La Puebla de los Infantes, respira hondo, besa mentalmente la mano de la Virgen de la Soledad, del Cristo de la Vera Cruz, de toda nuestra imaginería y ...

¡Te cedo el atril, los aquí presentes esperan tu Pregón como pórtico a nuestra Semana Santa!

¡Tuya es la palabra!

La Puebla de los Infantes, 12 de marzo de 2016

El presentador del pregonero: D. José María Rodríguez Sorroche.