Spanish Arabic Dutch English French German Italian Japanese Russian


Padre: Nuestra casa está abierta a esos soldados que vienen de un país culto -Francia-, espero que aprendamos de ellos.
Madre: Dicen que van a Portugal, por ser amiga de Inglaterra, cuya flota de guerra acabó con la excelente marina de guerra española en la batalla de Trafalgar.
Hija: Nuestros barcos, mucho más pesados que los ingleses, fueron derrotados por el mal tiempo más que por ellos.
Amiga: Sí, allí murieron los heroicos marinos españoles Churruca, Gravina y Alcalá Galiano.
Hijo: Perdieron por culpa de Godoy. Menos mal que ya es rey Fernando VII y Godoy no pinta nada. Por su culpa tenemos a los franceses aquí.
Amigo: Pero van de paso, no hay que preocuparse.
Abuela: Lo que hay que evitar es la guerra, en la guerra todos perdemos.
Vecino: Debéis tener cuidado, me han contado que los franceses abusan de las casas que les dan hospitalidad.
Vecina: Y que no respetan las iglesias y conventos, roban y abusan.
Tía: Ya veremos cómo son los que lleguen aquí, puede que eso sean chismes de la gente. (Preparándose los soldados)
Manuel: Aún así, creo que debemos esconder las cosas de valor y reservarnos la comida, estos franceses dicen que acaban con todo.
Vecino: Creo que acaban hasta con las ganaderías, y si dejan alguna vaca, la dejan tan flaca tan flaca, que en lugar de dar leche, da lástima. (Ríen todos)
Padre: Silencio, creo que llegan. (Tocan en la puerta)
Capitán: Soy el Capitán del III Batallón del mariscal Dupont. ¡Abran la puerta!
Madre: Saray, abre la puerta.
Camarera: Ahora mismo.
Capitán: ¡Buenos días! Un recibimiento muy acogedor.
Alcalde: Soy el alcalde, les estábamos esperando. Les presento a los propietarios de esta casa, Jorge y María, a la abuela Patricia, a su hijo Carlos, a su hija Ángela, a los amigos Andrea y Antonio, a sus vecinos Alba y Jesús, y al personal de servicio de esta casa.
(Todos se van saludando con una ligera inclinación de cabeza –los hombres- o doblando ligeramente la rodilla y con la inclinación de cabeza – las mujeres-.)
Capitán: Encantado, me quedaré aquí con estos seis soldados. ¡Cada uno a su misión!
Soldado I: Encerraremos los caballos.
Soldado II: Los dejaremos en los establos con comida suficiente.
Soldado III: Vienen muy cansados.
Soldado IV: Vienen como nosotros, muy, muy cansados.
Soldado V: Pero los estómagos los tenemos más vacíos que ellos, yo tengo aquí, ( se señala el abdomen) la Orquesta Filarmónica de Viena.
Soldado VI: Pues lo mío parece una banda de música, mi Capitán.
Soldado V: Llevamos tantas campañas juntos y hemos padecido tanto, que tratamos a nuestro Capitán como a un familiar. Pero sabe que cumplimos nuestra obligación de soldados y obedecemos siempre.
Capitán: No tengo queja, obedecerme a mí es obedecer a Napoleón y a Francia. ¿No le parece señorita? (No para de mirar a la hija y Manuel se pone al lado de ella).
Padre: Hijo, acompaña a estos señores a los establos, al regreso estará el almuerzo puesto. (Salen hijo, soldados, vecina, vecino, alcalde, amiga y amigo. Se apaga la luz)
Música de “El Sitio de Zaragoza”. 00:24/00:55

Acto II

PADRE, MADRE, HIJA, AMIGA, HIJO, AMIGO, ABUELA, VECINO, VECINA, TIA, COCINERA, CAMARERA Y AMA DE LLAVES.
(Retirando la mesa después de haber comido los franceses)
Camarera: ¡Vaya! ¡Cómo comen estos franceses!
Cocinera: Yo, con todos los fuegos encendidos y no daba abasto.
Ama de llaves: ¡Parece que no habían comido en su vida!
Camarera: Vamos a tener que hacer lo que dijo Manuel, reservarnos algo de comida para nosotros. ¡¡Comen como limas!!
(Tocan en la puerta, va el Ama de llaves a la puerta y abre, entran los franceses)
Capitán: El señor debe saber que Francia agradecerá su colaboración, yo estoy muy contento con usted y su familia, especialmente con su hija, es muy bella y educada.
(Manuel se coloca de nuevo al lado de la Hija)
Hija: Muchas gracias.
Padre: Muy amable. ¿Cómo ha ido lo demás?
Soldado V: Hemos tardado un poco más porque hemos estado repartiendo a los otros soldados del batallón por otras casas de este pueblo.
Soldado II: El Castillo lo hemos utilizado de polvorín y hemos dejado guardia allí.
Soldado I: Las caballerizas las cuidaremos nosotros.
Soldado III: Por ello la paja y el pienso nos lo debe proporcionar esta casa.
Soldado IV: Las habitaciones están bien, (Dirigiéndose al padre) pero debe ponernos a alguien que nos limpie bien los trajes.
Soldado VI: La limpieza de nuestros uniformes debe estar a la altura del Imperio al que pertenecemos.
Capitán: Ahora debemos irnos, el mariscal Dupont ha convocado una reunión, hay algunos problemas con gente del populacho, enemigas del progreso.
Padre: ¡Buena suerte! Estoy convencido de que el progreso de España está en aceptar las nuevas ideas.
Capitán: Espero que no haya ningún traidor en esta casa, tenemos órdenes de fusilar a cualquier rebelde o colaborador.
Madre: La hospitalidad que os demostramos no creo que sea sospechosa.
Soldado V: Llevas razón, pero vigilad en vuestra familia y sirvientes para que no haya ninguno. (Salen los franceses y entra el alcalde)
Alcalde: ¿Cómo se han portado los franceses?
Hijo: Son muy orgullosos, creen que tenemos que obedecerles como si fuéramos sus sirvientes.
Manuel: Pues nosotros, sólo servimos a Dios, a España, a nuestro rey y a nuestras familias. (Tocan en la puerta)
Mensajero: ¿Está el alcalde?
Alcalde: Sí, soy yo, ¿qué desea?
Mensajero: Traigo un bando del alcalde de Móstoles. ¡Tome!
Alcalde: (Lo lee para sí y después indignado) El día 2 de mayo, los franceses se llevaron al Infante Francisco de Paula, los madrileños quisieron impedírselo, entonces las tropas del mariscal Murat, dispararon contra todos, hombres, mujeres, niños y ancianos. Por ello, nos llama para que vayamos a Madrid a luchar contra los franceses.
Padre: No puedo creer que dispararan a todo el mundo. ¡Déme ese bando! (lee)
“La Patria está en peligro. Madrid es víctima de la perfidia francesa. ¡españoles! ¡acudid a salvarla! ( Queda perplejo)
Madre: ¿Cómo pueden disparar contra niños? ¡No deben enterarse los franceses alojados aquí que sabemos esto!
Abuela: ¿Qué podemos esperar de quienes han puesto en la guillotina a su propia familia real y a tantos compatriotas?
Mensajera: ¡Ah! Aquí tengo una carta para Carlos. (Este la coge, la Mensajera se va)
Hijo: ¡Mi amigo Tomás desde Madrid! (Lee) ¡Cómo es posible! Los franceses han destruido el Parque de Artillería de Monteleón.
Tía: ¡Allí estaba destinado tu amigo Tomás!, con el capitán sevillano Luis Daoiz y el cántabro Pedro Velarde!
Hijo: Aquí me dice que los dos han muerto heroicamente, después de entregar armas al pueblo de Madrid y de haber causado muchas bajas a los franceses.
Hija: Esto nos debe convencer que estamos aquí conviviendo con el enemigo al que hay que combatir. (Entra la Amiga alterada)
Amiga: ¡Hola! He oído en el mercado que los franceses han matado a una niña en Madrid, llamada Manuela Malasaña, sólo por llevar unas tijeras en su bolso. Algunos dicen que quiso defenderse con ellas y la fusilaron en el acto. (Entra el Amigo)
Amigo: ¡Hola! Vengo a avisaros de que los franceses están confiscando todo lo que pueden para el frente de Madrid. No respetan nada, ni siquiera a las personas que los apoyan. En la taberna casi todos dicen lo mismo. (Entran el Vecino y la Vecina)
Vecina: ¡Hola! Estoy nerviosa porque, al salir de misa comentan que los franceses están asesinando de forma indiscriminada, queman casas y pajares, destruyen molinos, requisan ganado, las iglesias y conventos los convierten en cuarteles y violan en masa.
Vecino: Y digo yo, que como dice el refrán: ¡Cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar!
Abuela: Lo peor será cuando aparezcan las enfermedades que acompañan estas desgracias, como el tifus y el cólera. (Se apaga la luz)
Música de Marcha de Infantes. 00:15/00:51

Acto III

Presentadora: 12 de diciembre de 1.808. La Guerra de la Independencia ha comenzado, el ejército que habían organizado las Juntas de Defensa de Sevilla y Granada, al mando del General Castaños, derrota a los franceses en Bailén, y los ingleses deciden intervenir desembarcando en Lisboa al mando del Duque de Wellington.
FAMILIA COMPLETA, LA CAMARERA, poniendo la mesa COCINERA, ayudando y AMA DE LLAVES limpiando cristales. Preparados guerrillero y guerrillera
Tía: ¡Hasta cuándo tendremos a José I Bonaparte de rey y de huéspedes a estos franceses!
Hija: El general Castaños les ha dado en Bailén una buena lección, esperemos que no sea la última.
Manuel: Tú, cuídate de ellos, ya sabes cómo se la gastan, y yo no permitiría que te ocurriera nada… (Entran guerrillero y guerrillera)
Guerrillero:¡Qué alegría veros! (Saludos y abrazos)
Hijo: Después de lo que se está viendo, creía que no volvería a verte.
Guerrillero: Lo que sucedió en Monteleón me llevó a hacerme guerrillero con otros valientes supervivientes, me he propuesto luchar por la libertad del auténtico rey y la independencia de la patria. Es hermoso dar la vida por motivos tan nobles.
Guerrillera: Y por la libertad de nuestras familias.
Madre: Pero las ciudades las tienen tomadas los franceses.
Guerrillero: Pero los pueblos y el campo están en manos de nosotros los guerrilleros, y tenemos magníficos cabecillas como el cura Merino, El Empecinado, Espoz y Mina, el coronel Villalobos y muchos más.
Abuela: ¿Y quién os proporciona la comida, las armas y el dinero?
Guerrillero: Asaltamos las caravanas de los franceses y nos abastecemos de todo.
Guerrillera: Y la ayuda de la gente de los pueblos, cortijos y caseríos.
Padre: ¿Os dais cuenta de que os estáis enfrentando al mayor estratega militar de todos los tiempos?
Guerrillero: Sí, a Napoleón, pero si nos unimos todos, les derrotaremos. Recordemos la fábula de Esopo: “El león y los tres bueyes”.
Amigo: ¿Cuál era? (Preparados los soldados franceses)
Guerrillero: Había una vez tres bueyes que siempre pastaban juntos. Un león que merodeaba por el lugar quería devorarlos, pero sabía que contra los tres no podía luchar. Utilizando su astucia, los incitó a que se pelearan entre ellos. Al no estar ya unidos, les pudo devorar tranquilamente uno a uno.
Abuela: Y la moraleja es: “No permitas que te separen de tus seres más queridos, si lo consiguen, podrán dañarte más fácilmente”.
Hija: (Se asoma a la ventana) ¡Que vienen los franceses! (Entre todos esconden a los guerrilleros, entran los franceses)
Capitán: ¡Venimos agotados y hambrientos!
Padre: Sentaros y os pondremos de comer enseguida.
Madre: Alicia, ve a por jamón, pan y vino para que vayan comiendo nuestros huéspedes.
Camarera: ¡Señora, de catorce jamones que había en la despensa, sólo quedan cinco!
Capitán: ¿Creéis que han sido mis soldados los causantes del robo?
Ama de llaves: En la despensa no ha entrado nadie, mas que ellos, que entraron a por morcilla.
Soldado V: Mis compañeros no han sido, pues, si hubieran sido ellos, no hubieran dejado ni uno.
Cocinera: ¡Vayamos a la cocina! ¡Ya nos apañaremos como podamos! (Apaga la luz)
Música de “El Sitio de Zaragoza”. 00:24/00:55

Acto IV

Presentadora: Napoleón, vino a España con la Grande Armée y recuperó gran parte del terreno perdido. Andalucía fue conquistada, salvo Cádiz. La marcha del Emperador a centroeuropa y los desastres de sus ejércitos en Rusia y Portugal, favorecieron una contraofensiva angloespañola que perduraría hasta el final de la guerra. Por otro lado se elabora la Constitución del 12, que diseñaba el edificio del nuevo estado. Nos situamos en el 14 de Diciembre de 1.812.
MANUEL E HIJA.
Manuel: Creo que es hora de que hagamos algo para que estos franceses abandonen Lora.
Hija: Llevamos varios años, en los que me da la impresión de estar perdiendo el tiempo.
Manuel: Porque lo que nos ocupan son los franceses y no pensamos en nosotros, creo que he necesitado estos años para descubrir que sólo estoy bien a tu lado, (la coge por los hombros) lo que tu miras y dices son mi único interés y mi única ilusión. Ahora no puedo vivir sin ti.
Hija: Y yo te necesito junto a mí y para siempre. (Se abrazan) Pero ¿Dónde vamos a vivir?
Manuel: En tu casa o en la mía, ¡qué más da! Cualquiera de las dos puede ser la nuestra. Tú eliges.
Hija: ¡Manuel…!( Se besan, se escuchan voces, se separan y entran todos salvo los franceses y guerrilleros)
Vecino: Estoy convencido, lo único que ha hecho bien José I Bonaparte ha sido levantar la prohibición de las corridas de toros, que Carlos IV impidió por ley.
Padre: Pienso que ha hecho más cosas bien, aunque creo que lo que debemos hacer ahora es apoyar a la Junta Central de patriotas que se resiste en Cádiz.
Vecino: En Cádiz y en otras muchas ciudades, como Gerona con el general Álvarez de Castro o Zaragoza con el general Palafox.
Vecina: Me admira lo que hizo Agustina de Aragón.
Amiga: ¿Qué le pasó?
Vecina: Pues, ayudaba a su marido artillero y cayó muerto junto al cañón, y ella, en lugar de acobardarse, separó el cadáver, cargó el cañón y siguió disparando diciendo:
¡¡ Aquí estoy yo para vengarte!! ¡¡Viva España!!
Vecino: Con ello animó a los españoles heridos y lucharon con tanto heroísmo que tuvieron los franceses que retirarse.
Padre: Pues, lo que a mi me ha hecho odiar a los franceses son las carnicerías que ha hecho la Grande Armée con sus 250.000 hombres.
Madre: Gracias a nuestros guerrilleros, a su movilidad (pañuelos en la cabeza y alpargatas, los franceses -con trajes rígidos y botas incómodas-), y al factor sorpresa de sus ataques, los han diezmado y desmoralizado.
Hija: Le llaman a España: “el avispero español”
Amiga: La ayuda de los ingleses y portugueses ha sido también muy importante, pues, han aportado armamento y víveres.
Hijo: Fue una suerte que Napoleón tuviera que irse al declararle la guerra el Imperio Austriaco.
Amigo: Eso nos convenció de que estamos ante un enemigo al que podemos combatir y vencer.
Tía: ¡Que Dios nos ayude!
Abuela: ¡Nos ayudará! Porque llevamos la razón y la ayuda de nuestra patrona María Santísima de Setefilla.
Manuel: Todos estos años se lo hemos pedido a la Virgen. ¿Verdad Ángela?
Hija: Y nos ha escuchado, ahora esperamos a nuestro rey Fernando VII y también tenemos una Constitución moderna esperando a que la jure.
Manuel: La hemos leído y da la soberanía a la nación.
Padre: Divide y separa los poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial.
Madre: Fija las responsabilidades del rey.
Abuela: Y también indica que la religión de la nación española es la católica.
(Llegan el guerrillero y la guerrillera, se abrazan)
Padre: Ahora estamos más unidos que nunca, gracias a la Constitución de Cádiz.
Guerrillero: También ha llegado a nuestras manos y lo que más nos entusiasma es considerar a la nación española como libre e independiente. No puede ser de ninguna familia ni persona. Le llaman “la Pepa” por proclamarse el 19 de marzo, día de San José.
Guerrillera: ¡¡Viva la Pepa!!
Todos: ¡¡Viva!!
Abuela: ¡Silencio! ¡Nos pueden oír los franceses!
Guerrillero: He combatido a todos los mariscales franceses y al mismísimo Napoleón, no le temo a ninguno.
Tía: Sí, pero ya sabes de su crueldad, si nos oyen, son capaces de cualquier cosa.
Abuela: Piensa en el mariscal Murat, las atrocidades que ordenó en Madrid.
Guerrillero: Sí, lo único que le faltó al mariscal fue templar su espada con un esclavo, al estilo musulmán.
Camarera: Es hora de que echemos de Lora a los invasores.
Cocinera: ¡¡Eso!! ¡¡Como ya se ha hecho en otros lugares!!
Amigo: Podemos esperar al sábado cuando estén todos cenando. (Señalando el cuello) ¡Y acabamos con ellos!
Madre: No quiero sangre en mi casa, debemos buscar otra solución.
Cocinera: Yo tengo un somnífero muy eficaz.
Hija: Yo lo mezclaré con las bebidas e iré por todas las casas donde tienen acogidos franceses y les proporcionaré somnífero para que hagan lo mismo.
Camarera: ¡Te ayudaré!
Ama de llaves: Puedo traer el vino que tenemos reservado para las grandes ocasiones.
Padre: Magnífica idea, luego les quitaremos las armas, las ropas y pelados al cero, les dejaremos atados en el camino por donde pasan las diligencias francesas.
Guerrillero: ¡¡Eso!! ¿Sabéis cuál es el colmo de un calvo? (Todos indican “no” con sus cabezas) Pues, ¡Perder la diligencia por los pelos! (ríen) Esperemos que los franceses pelados al cero no pierdan la diligencia.
Abuela: Van a llegar dentro de muy poco, iros y estar atentos.
(Se van los guerrilleros y se apaga la luz)
Música de Marcha de Infantes. 00:15/00:51

Acto V

PADRE, MADRE, HIJA, AMIGA, HIJO, AMIGO, ABUELA, VECINO, VECINA, TIA, COCINERA, CAMARERA Y AMA DE LLAVES.
Madre: Por favor, ir poniendo la mesa. (Obedecen cocinera, camarera y ama de llaves, entran los franceses, le sirven unas copas)
Capitán: Venimos de otros pueblos y no sabemos qué hacer, hay unos miserables que se hacen llamar guerrilleros, que nos atacan en los sitios más inesperados.
Soldado I: Nos matan y nos roban.
Soldado II: No nos queda más remedio que fusilarlos cuando los detenemos a ellos o a sus cómplices.
Soldado III: Tenemos que vengarnos de sus crímenes.
Soldado V: Cuando llegamos a los pueblos encontramos a buenos españoles que nos apoyan- los afrancesados-, y otros españoles que nos odian -estos últimos se hacen llamar patriotas, tradicionalistas o liberales-.
Soldado IV: Es difícil reconocerlos.
Soldado VI: Por eso a veces nos equivocamos y pagan inocentes.
Padre: Todo se aclarará, ahora brindemos por lo mejor para nuestras patrias.
Todos: ¡¡Por nuestras patrias!! (Levantan la copa y beben)
Madre: Ahora vendrá una exquisita comida. (Van cayendo en la mesa dormidos, cuando todos caen…)
Hija: ¡Mueran los franceses! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva España!
Todos: ¡¡Viva!! (Entran todos y cogen a los franceses y los sacan del escenario)
Guerrillero: (A la Hija) Si estuviera aquí el general Palafox, te daría una placa en la que pondría “Defensora de Lora del Río” “Recompensa al valor y al patriotismo”
Manuel: Estoy muy orgulloso de ti, conocerte es lo mejor que me ha sucedido en mi vida.
Hija: Les daremos las gracias a alguien que ahora está aquí en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y ha ayudado a que este final sea feliz: Nuestra Señora María Santísima de Setefilla.
Abuela y Tía: ¡Pues cantemos en su honor!
Todos: (Cantamos la canción) Viva la Virgen de Setefilla…
Música de “Soldadito Español”

José María Rodríguez Sorroche. Junio 2008.

Versión 2

Lora y los franceses de 1.808 al 1.812
Acto I

Presentador: Por el Tratado de Fontainebleau, los franceses penetran en España con el pretexto de invadir Portugal, al que dividirían en tres partes: la primera para Inglaterra, la segunda para España y una tercera para Godoy – el valido de Carlos IV-.
El 7 de mayo de 1.808, llegan varios soldados de un batallón francés a casa de un labrador afrancesado de Lora del Río.
ALCALDE, PADRE, MADRE, HIJA, AMIGA, HIJO, AMIGO, ABUELA, VECINO, VECINA, TIA, COCINERA, CAMARERA Y AMA DE LLAVES.
Alcalde: Están a punto de llegar varios soldados franceses.
Padre: Nuestra casa está abierta a esos soldados que vienen de un país culto -Francia-, espero que aprendamos de ellos.
Madre: Dicen que van a Portugal, por ser amiga de Inglaterra, cuya flota de guerra acabó con la excelente marina de guerra española en la batalla de Trafalgar.
Hija: Nuestros barcos, mucho más pesados que los ingleses, fueron derrotados por el mal tiempo más que por ellos.
Amiga: Sí, allí murieron los heroicos marinos españoles Churruca, Gravina y Alcalá Galiano.
Hijo: Perdieron por culpa de Godoy. Menos mal que ya es rey Fernando VII y Godoy no pinta nada. Por su culpa tenemos a los franceses aquí.
Amigo: Pero van de paso, no hay que preocuparse.
Abuela: Lo que hay que evitar es la guerra, en la guerra todos perdemos.
Vecino: Debéis tener cuidado, me han contado que los franceses abusan de las casas que les dan hospitalidad.
Vecina: Y que no respetan las iglesias y conventos, roban y abusan.
Tía: Ya veremos cómo son los que lleguen aquí, puede que eso sean chismes de la gente.
Manuel: Aún así, creo que debemos esconder las cosas de valor y reservarnos la comida, estos franceses dicen que acaban con todo.
Vecino: Creo que acaban hasta con las ganaderías, y si dejan alguna vaca, la dejan tan flaca tan flaca, que en lugar de dar leche, da lástima. (Ríen todos)
Padre: Silencio, creo que llegan. (Tocan en la puerta)
Capitán: Soy el Capitán del III Batallón del mariscal Dupont. ¡Abran la puerta!
Madre: Saray, abre la puerta.
Camarera: Ahora mismo.
Capitán: ¡Buenos días! Un recibimiento muy acogedor.
Alcalde: Soy el alcalde, les estábamos esperando. Les presento a los propietarios de esta casa, Jorge y María, a la abuela Patricia, a su hijo Carlos, a su hija Ángela, a los amigos Andrea y Antonio, a sus vecinos Alba y Jesús, y al personal de servicio de esta casa.
(Todos se van saludando con una ligera inclinación de cabeza –los hombres- o doblando ligeramente la rodilla y con la inclinación de cabeza – las mujeres-.)
Capitán: Encantado, me quedaré aquí con estos seis soldados. ¡Cada uno a su misión!
Soldado I: Encerraremos los caballos.
Soldado II: Los dejaremos en los establos con comida suficiente.
Soldado III: Vienen muy cansados.
Soldado IV: Vienen como nosotros, muy, muy cansados.
Soldado V: Pero los estómagos los tenemos más vacíos que ellos, yo tengo aquí, (se señala el abdomen) la Orquesta Filarmónica de Viena.
Soldado VI: Pues lo mío parece una banda de música, mi Capitán.
Soldado V: Llevamos tantas campañas juntos y hemos padecido tanto, que tratamos a nuestro Capitán como a un familiar. Pero sabe que cumplimos nuestra obligación de soldados y obedecemos siempre.
Capitán: No tengo queja, obedecerme a mí es obedecer a Napoleón y a Francia. ¿No le parece señorita? (No para de mirar a la hija y Manuel se pone al lado de ella).
Padre: Hijo, acompaña a estos señores a los establos, al regreso estará el almuerzo puesto. (Se apaga la luz)

Acto II

PADRE, MADRE, HIJA, AMIGA, HIJO, AMIGO, ABUELA, VECINO, VECINA, TIA, COCINERA, CAMARERA Y AMA DE LLAVES.
(Retirando la mesa después de haber comido los franceses)
Camarera: ¡Vaya! ¡Cómo comen estos franceses!
Cocinera: Yo, con todos los fuegos encendidos y no daba abasto.
Ama de llaves: ¡Parece que no habían comido en su vida!
Camarera: Vamos a tener que hacer lo que dijo Manuel, reservarnos algo de comida para nosotros. ¡¡Comen como limas!!
(Tocan en la puerta, va el Ama de llaves a la puerta y abre, entran los franceses)
Capitán: El señor debe saber que Francia agradecerá su colaboración, yo estoy muy contento con usted y su familia, especialmente con su hija, es muy bella y educada.
(Manuel se coloca de nuevo al lado de la Hija)
Hija: Muchas gracias.
Padre: Muy amable. ¿Cómo ha ido lo demás?
Soldado V: Hemos tardado un poco más porque hemos estado repartiendo a los otros soldados del batallón por otras casas de este pueblo.
Soldado II: El Castillo lo hemos utilizado de polvorín y hemos dejado guardia allí.
Soldado I: Las caballerizas las cuidaremos nosotros.
Soldado III: Por ello la paja y el pienso nos lo debe proporcionar esta casa.
Soldado IV: Las habitaciones están bien, (Dirigiéndose al padre) pero debe ponernos a alguien que nos limpie bien los trajes.
Soldado VI: La limpieza de nuestros uniformes debe estar a la altura del Imperio al que pertenecemos.
Capitán: Ahora debemos irnos, el mariscal Dupont ha convocado una reunión, hay algunos problemas con gente del populacho, enemigas del progreso.
Padre: ¡Buena suerte! Estoy convencido de que el progreso de España está en aceptar las nuevas ideas.
Capitán: Espero que no haya ningún traidor en esta casa, tenemos órdenes de fusilar a cualquier rebelde o colaborador.
Madre: La hospitalidad que os demostramos no creo que sea sospechosa.
Soldado V: Lleva razón, pero vigile en su familia y sirvientes para que no haya ninguno. (Se apaga la luz, salen los franceses y entra el alcalde)

Acto III

Alcalde: ¿Cómo se han portado los franceses?
Hijo: Son muy orgullosos, creen que tenemos que obedecerles como si fuéramos sus sirvientes.
Manuel: Pues nosotros, sólo servimos a Dios, a España, a nuestro rey y a nuestras familias. (Tocan en la puerta)
Mensajera: ¿Está el alcalde?
Alcalde: Sí, soy yo, ¿qué desea?
Mensajera: Traigo un bando del alcalde de Móstoles. ¡Tome!
Alcalde: (Lo lee para sí y después indignado) El día 2 de mayo, los franceses se llevaron al Infante Francisco de Paula, los madrileños quisieron impedírlo, entonces las tropas del mariscal Murat, dispararon contra todos, hombres, mujeres, niños y ancianos. Por ello, nos llama para que vayamos a Madrid a luchar contra los franceses.
Padre: No puedo creer que dispararan a todo el mundo. ¡Déme ese bando! (lee)
“La Patria está en peligro. Madrid es víctima de la perfidia francesa. ¡españoles! ¡acudid a salvarla! ( Queda perplejo)
Madre: ¿Cómo pueden disparar contra niños? ¡No deben enterarse los franceses alojados aquí que sabemos esto!
Abuela: ¿Qué podemos esperar de quienes han puesto en la guillotina a su propia familia real y a tantos compatriotas?
Mensajera: ¡Ah! Aquí tengo una carta para Carlos. (Este la coge)
Hijo: ¡Mi amigo Tomás desde Madrid! (Lee) ¡Cómo es posible! Los franceses han destruido el Parque de Artillería de Monteleón.
Tía: ¡Allí estaba destinado tu amigo Tomás!, con el capitán sevillano Luis Daoiz y el cántabro Pedro Velarde!
Hijo: Aquí me dice que los dos han muerto heroicamente, después de entregar armas al pueblo de Madrid y de haber causado muchas bajas a los franceses.
Hija: Esto nos debe convencer que estamos aquí conviviendo con el enemigo al que hay que combatir. (Entra la Amiga alterada)
Amiga: He oído en el mercado que los franceses han matado a una niña en Madrid, llamada Manuela Malasaña, sólo por llevar unas tijeras en su bolso. (Entra el Amigo)
Amigo: Vengo a avisaros de que los franceses están confiscando todo lo que pueden para el frente de Madrid. No respetan nada, ni siquiera a las personas que los apoyan. En la taberna casi todos dicen lo mismo. (Entran el Vecino y la Vecina)
Vecina: Estoy nerviosa porque, al salir de misa comentan que los franceses están asesinando de forma indiscriminada, queman casas y pajares, destruyen molinos, requisan ganado, las iglesias y conventos los convierten en cuarteles y violan en masa.
Vecino: Y digo yo, que como dice el refrán: ¡Cuando las barbas del vecino veas cortar, pon las tuyas a remojar!
Abuela: Lo peor será cuando aparezcan las enfermedades que acompañan estas desgracias, como el tifus y el cólera. (Se apaga la luz)

Acto IV

Presentadora: 12 de diciembre de 1.808. La Guerra de la Independencia ha comenzado, el ejército que habían organizado las Juntas de Defensa de Sevilla y Granada, al mando del General Castaños, derrota a los franceses en Bailén, y los ingleses deciden intervenir desembarcando en Lisboa al mando del Duque de Wellington.
FAMILIA COMPLETA, LA CAMARERA, poniendo la mesa COCINERA, ayudando y AMA DE LLAVES limpiando cristales.
Tía: ¡Hasta cuándo tendremos a José I Bonaparte de rey y de huéspedes a estos franceses!
Hija: El general Castaños les ha dado en Bailén una buena lección, esperemos que no sea la última.
Pablo: Tú, cuídate de ellos, ya sabes cómo se la gastan, y yo no permitiría que te ocurriera nada… (Entran guerrillero y guerrillera)
Guerrillero: ¡Qué alegría veros! (Saludos y abrazos)
Hijo: Después de lo que se está viendo, creía que no volvería a verte.
Guerrillero: Lo que sucedió en Monteleón me llevó a hacerme guerrillero con otros valientes supervivientes, me he propuesto luchar por la libertad del auténtico rey y la independencia de la patria. Es hermoso dar la vida por motivos tan nobles.
Guerrillera: Y por la libertad de nuestras familias.
Madre: Pero las ciudades las tienen tomadas los franceses.
Guerrillero: Pero los pueblos y el campo están en manos de nosotros los guerrilleros, y tenemos magníficos cabecillas como el cura Merino, El Empecinado, Espoz y Mina, el coronel Villalobos y muchos más.
Abuela: ¿Y quién os proporciona la comida, las armas y el dinero?
Guerrillero: Asaltamos las caravanas de los franceses y nos abastecemos de todo.
Guerrillera: Y la ayuda de la gente de los pueblos.
Padre: ¿Os dais cuenta de que os estáis enfrentando al mayor estratega militar de todos los tiempos?
Guerrillero: Sí, a Napoleón, pero si nos unimos todos, les derrotaremos. Recordemos la fábula de Esopo: “El león y los tres bueyes”.
Amigo: ¿Cuál era?
Guerrillero: Había una vez tres bueyes que siempre pastaban juntos. Un león que merodeaba por el lugar quería devorarlos, pero sabía que contra los tres no podía luchar. Utilizando su astucia, los incitó a que se pelearan entre ellos. Al no estar ya unidos, les pudo devorar tranquilamente uno a uno.
Abuela: Y la moraleja es: “No permitas que te separen de tus seres más queridos, si lo consiguen, podrán dañarte más fácilmente.
Hija: (Se asoma a la ventana) ¡Que vienen los franceses! (Entre todos esconden a los guerrilleros, entran los franceses)
Capitán: ¡Venimos agotados y hambrientos!
Padre: Sentaros y os pondremos de comer enseguida.
Madre: Alicia, ve a por jamón, pan y vino para que vayan comiendo nuestros huéspedes.
Camarera: ¡Señora, de catorce jamones que había en la despensa, sólo quedan cinco!
Capitán: ¿Creéis que han sido mis soldados los causantes del robo?
Ama de llaves: En la despensa no ha entrado nadie, mas que ellos, que entraron a por morcilla.
Soldado V: Mis compañeros no han sido, pues, si hubieran sido ellos, no hubieran dejado ni uno.
Cocinera: ¡Vayamos a la cocina! ¡Ya nos apañaremos como podamos! (Apaga la luz)

Acto V

Presentadora: Napoleón, vino a España con la Grande Armée y recuperó gran parte del terreno perdido. Andalucía fue conquistada, salvo Cádiz. La marcha del Emperador a centroeuropa y los desastres de sus ejércitos en Rusia y Portugal, favorecieron una contraofensiva angloespañola que perduraría hasta el final de la guerra. Por otro lado se elabora la Constitución del 12, que diseñaba el edificio del nuevo estado. Nos situamos en el 14 de Diciembre de 1.812.
MANUEL E HIJA.
Manuel: Creo que es hora de que hagamos algo para que estos franceses abandonen Lora.
Hija: Llevamos varios años, en los que me da la impresión de estar perdiendo el tiempo.
Manuel: Porque lo que nos ocupan son los franceses y no pensamos en nosotros, creo que he necesitado estos años para descubrir que sólo estoy bien a tu lado, (la coge por los hombros) lo que tu miras y dices son mi único interés y mi única ilusión. Ahora no puedo vivir sin ti.
Hija: Y yo te necesito junto a mí y para siempre. (Se abrazan) Pero ¿Dónde vamos a vivir?
Manuel: En tu casa o en la mía, ¡qué más da! Cualquiera de las dos puede ser la nuestra. Tú eliges.
Hija: ¡Manuel…! ( Se besan, se escuchan voces, se separan y entran todos salvo los franceses)
Vecino: Estoy convencido, lo único que ha hecho bien José I Bonaparte ha sido levantar la prohibición de las corridas de toros, que Carlos IV impidió por ley.
Padre: Pienso que ha hecho más cosas bien, aunque creo que lo que debemos hacer ahora es apoyar a la Junta Central de patriotas que se resiste en Cádiz.
Vecino: En Cádiz y en otras muchas ciudades, como Gerona con el general Álvarez de Castro o Zaragoza con el general Palafox.
Vecina: Me admira lo que hizo Agustina de Aragón.
Amiga: ¿Qué le pasó?
Vecina: Pues, ayudaba a su marido artillero y cayó muerto junto al cañón, y ella, en lugar de acobardarse, cargó el cañón y siguió disparando diciendo: ¡¡ Aquí estoy yo para vengarte!! ¡¡Viva España!!
Vecino: Con ello animó a los españoles heridos y lucharon con tanto heroísmo que tuvieron los franceses que retirarse.
Padre: Pues, lo que a mi me ha hecho odiar a los franceses son las carnicerías que ha hecho la Grande Armée de Napoleón.
Madre: Gracias a nuestros guerrilleros y al factor sorpresa de sus ataques, han diezmado y desmoralizado al mayor ejército del mundo.
Hija: Le llaman a España: “el avispero español”
Amiga: La ayuda de los ingleses y portugueses ha sido también muy importante, pues, han aportado armamento y víveres.
Hijo: Fue una suerte que Napoleón tuviera que irse al declararle la guerra el Imperio Austriaco.
Amigo: Eso nos convenció de que estamos ante un enemigo al que podemos combatir y vencer.
Tía: ¡Que Dios nos ayude!
Abuela: ¡Nos ayudará! Porque llevamos la razón y la ayuda de nuestra patrona María Santísima de Setefilla.
Manuel: Todos estos años se lo hemos pedido a la Virgen. ¿Verdad Ángela?
Hija: Y nos ha escuchado, ahora esperamos a nuestro rey Fernando VII y también tenemos una Constitución moderna esperando a que la jure.
Manuel: La hemos leído y da la soberanía a la nación.
Padre: Divide y separa los poderes, el legislativo, el ejecutivo y el judicial.
Madre: Fija las responsabilidades del rey.
Abuela: Y también indica que la religión de la nación española es la católica.
(Llegan el guerrillero y la guerrillera, se abrazan)
Padre: Ahora estamos más unidos que nunca, gracias a la Constitución de Cádiz.
Guerrillero: También ha llegado a nuestras manos y lo que más nos entusiasma es considerar a la nación española como libre e independiente. No puede ser de ninguna familia ni persona. Le llaman “la Pepa” por proclamarse el 19 de marzo, día de San José.
Guerrillera: ¡¡Viva la Pepa!!
Todos: ¡¡Viva!!
Abuela: ¡Silencio! ¡Nos pueden oír los franceses!
Guerrillero: He combatido a todos sus mariscales franceses y al mismísimo Napoleón, no temo a ninguno.
Tía: Sí, pero ya sabes de su crueldad, si nos oyen, son capaces de cualquier cosa.
Abuela: Piensa en el mariscal Murat, las atrocidades que ordenó en Madrid.
Guerrillero: Sí, lo único que le faltó al mariscal fue templar su espada con un esclavo, al estilo musulmán.
Camarera: Es hora de que echemos de Lora a los invasores.
Cocinera: ¡¡Eso!! ¡¡Como ya se ha hecho en otros lugares!!
Amigo: Podemos esperar al sábado cuando estén todos cenando. (Señalando el cuello) ¡Y acabamos con ellos!
Madre: No quiero sangre en mi casa, debemos buscar otra solución.
Cocinera: Yo tengo un somnífero muy eficaz.
Hija: Yo lo mezclaré con las bebidas e iré por todas las casas donde tienen acogidos franceses y les proporcionaré somnífero para que hagan lo mismo.
Camarera: ¡Te ayudaré!
Ama de llaves: Puedo traer el vino que tenemos reservado para las grandes ocasiones.
Padre: Magnífica idea, luego les quitaremos las armas, las ropas y pelados al cero, les dejaremos atados en el camino por donde pasan las diligencias francesas.
Guerrillero: ¡¡Eso!! ¿Sabéis cuál es el colmo de un calvo? (Todos indican “no” con sus cabezas) Pues, ¡Perder la diligencia por los pelos! (ríen) Esperemos que los franceses pelados al cero no pierdan la diligencia.
Abuela: Van a llegar dentro de muy poco, iros y estar atentos.
(Apaga la luz)
Acto VI
PADRE, MADRE, HIJA, AMIGA, HIJO, AMIGO, ABUELA, VECINO, VECINA, TIA, COCINERA, CAMARERA Y AMA DE LLAVES.
Madre: Por favor, ir poniendo la mesa. (Obedecen cocinera, camarera y ama de llaves, entran los franceses, le sirven unas copas)
Capitán: Venimos de otros pueblos y no sabemos qué hacer, hay unos miserables que se hacen llamar guerrilleros, que nos atacan en los sitios más inesperados.
Soldado I: Nos matan y nos roban.
Soldado II: No nos queda más remedio que fusilarlos cuando los detenemos a ellos y a sus cómplices.
Soldado III: Tenemos que vengarnos de sus crímenes.
Soldado V: Cuando llegamos a los pueblos encontramos a buenos españoles que nos apoyan- los afrancesados-, y otros españoles que nos odian -estos últimos se hacen llamar patriotas, tradicionalistas o liberales-.
Soldado IV: Es difícil reconocerlos.
Soldado VI: Por eso a veces nos equivocamos y pagan inocentes.
Padre: Todo se aclarará, ahora brindemos por lo mejor para nuestras patrias.
Todos: ¡¡Por nuestras patrias!! (Levantan la copa y beben)
Madre: Ahora vendrá una exquisita comida. (Van cayendo en la mesa dormidos, cuando todos caen…)
Hija: ¡Mueran los franceses! ¡Viva Fernando VII! ¡Viva España!
Todos: ¡¡Viva!! (Entran todos y cogen a los franceses y los sacan del escenario)
Guerrillero: (A la Hija) Si estuviera aquí el general Palafox, te daría una placa en la que pondría “Defensora de Lora del Río” “Recompensa al valor y al patriotismo”
Manuel: Estoy muy orgulloso de ti, conocerte es lo mejor que me ha sucedido en mi vida.
Hija: Les daremos las gracias a alguien que ahora está aquí en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y ha ayudado a que este final sea feliz: Nuestra Señora María Santísima de Setefilla.
Abuela y Tía: ¡Pues cantemos en su honor!
Todos: (Cantamos la canción) Viva la Virgen de Setefilla…

José María Rodríguez Sorroche. Junio 2008.

XVII JORNADAS DE TEATRO Alumnos de 1º de Primaria
Lora del Río C. E. I. P. “San José de Calasanz”.
(Sevilla) Lora del Río (Sevilla)
FICHA TÉCNICA
Título: “LORA Y LOS FRANCESES DE 1.808 A 1.812”
Argumento: Varios soldados de un batallón francés llegan a casa de un labrador afrancesado de Lora del Río. La buena acogida del momento, 7-05-1.808, da paso a la desconfianza mutua por los acontecimientos que suceden por toda España. Ello obliga a nuestros paisanos a deshacerse de los franceses en diciembre de 1.812. Todo ello con un trasfondo histórico. Autor: José María Rodríguez Sorroche.
Fecha del inicio y periodicidad de los ensayos: Una hora y media diaria, de 9 a 10,30 horas, desde el día 3 de junio de 2008 hasta la fecha del estreno.
Fecha del Estreno: Día: lunes, 23 de Junio, en la “Fiesta Fin de Curso”, el horario dependerá de la duración de las actuaciones de Educación Infantil.
Escenario: Auditorio Municipal de C/ Ramón y Cajal.
Fecha del Reestreno: Día: martes, 24 de junio a las 22 horas.
Escenario: Auditorio Municipal de C/ Ramón y Cajal.
Elenco:
Almenara Rodríguez, Patricia ………………..TÍA.
Barrios Nieto, Alicia Alexandra………………COCINERA
Boyer Pérez, María…………………………… MADRE.
Buzón Molina, Saray…………………………..CAMARERA.
Caballano Mayorga, Lourdes María……………GUERRILLERA.
Calandria Fuentes, Jorge……………………….PADRE.
Corona Borrego, Carlos……………………….. SOLDADO II.
Funes Marín, Francisco José………………………….ALCALDE.
García Gamero , Andrea……………………….AMIGA.
García García, Patricia…………………………ABUELA.
García Márquez, Marta…………………………AMA DE LLAVES.
Gil Martínez, Javier…………………………….CAPITÁN FRANCÉS.
Lira Sánchez, Francisco Javier…………………SOLDADO I.
Paredes Giráldez, Antonio……………………………..AMIGO.
Pérez Núñez, Jesús………………………………VECINO.
Quintero Morales, Tomás……………………….GUERRILLERO.
Ramos Pérez, Ángela María……………………..HIJA.
Sánchez Guil, Marta……………………..PRESENTADORA Y MENSAJERA.
Sánchez Olivo, Carlos…………………………..HIJO.
Tubío Sánchez, Alba…………………………….VECINA.
Vega, Galán, Pablo………………………………MANUEL.
Velasco Olivares, Cristian……………………….SOLDADO III.
Maquillaje y vestuario (figurinistas): Las madres respectivas.
Atrezzo o utillería: Mesa, sillas, bandejas y cubiertos.
Música: Fragmentos de “El Sitio de Zaragoza”de Oudrid, “Marcha de Infantes” Tradicional y “Soldadito Español” de J. Guerrero, M. Seca, Pérez Fdez y B. Borras.
Equipo de Escenografía y Decorado: Todo el elenco y Jonathan Hernández Buzón, Antonio José Montes Olmo y Belén Ramos Risco.
Coordinador y apuntador: El maestro tutor D. José María Rodríguez Sorroche.


Lora del Río a 18 de junio de 2.008